hágase bolivaYano – tres horas

El ministro

Ya llevaba más de un mes de luto la congregación y no era tanto por la pérdida de uno de los hombres más comprometidos de la comunidad sino por la repartición de responsabilidades que acarreaba un evento tan imprevisto como la muerte. Aunque se puede decir que se veía venir a simple vista -pero nuestra fe nos nublaba los ojos-. La creencia en la oración fuerte al Espíritu Santo no nos permitió disfrutar en pleno de las últimas horas del pilar más fuerte de nuestra hermandad.

En esos momentos me tocó uno de los trabajos más difíciles e importantes de la orden: la logística del rito semanal que nos unía en el regocijo espiritual. Me era un trabajo complicado por la nula preparación que tenía para el cargo, puesto que en vida el gran hombre de nuestra comunidad tenía esta función importantísima bajo su mando así como otras obligaciones de su mismo nivel. 

La última congregación que se llevó a cabo tenía como temática principal la representación de Sodoma y Gomorra. Esta idea vino del único de donde pueden venir estas ideas -claro está del eterno- y materializada en el pensamiento del todolopuede de nuestra sociedad. Él mismo me comentó que esta función la dividiríamos en dos ceremonias. Ya habíamos disfrutado Sodoma en su presencia y ahora, que no estaba, queríamos terminar con broche de platino este pequeño y último legado que nos había dejado.

Era el momento justo de hacerle el tributo a nuestro venerado y querido compañero. No había mejor forma para retomar sus ideas y continuarlas empezando que con la representación de Gomorra. Por el impacto que tuvo Sodoma y por la pérdida del ilustre, este ceremonía pintaba de gran importancia para subirle la moral a la cofradía y sobre todo para agasajar a los invitados internacionales.

Todo este evento estuvo muy improvisado pero el espíritu que nos movía era más grande que cualquier otra cosa. Además, el nuevo ministro estuvo muy voluntarioso porque no quería quedar mal ante las congregaciones hermanas que nos visitaban. No dejó ningún detalle al azar a pesar que no pudimos usar la vieja casona como era costumbre en estos festejos espirituosos. La familia del difunto aún no estaba lista para abandonar la vida sin su ser querido. Contrariamente, nuestros hermanos, estaban deseosos por empezar esta nueva etapa y poner en práctica todo lo aprendido en los años.

En fin… me tocó a mí ser el bastón del nuevo ministro -su pie de apoyo por así decirlo- como andábamos a tientas en la oscuridad; él necesitaba de mí en todo momento. Ya eran las once pasadas y todo estaba listo para comenzar “Gomorra” cuando sonó el teléfono. Él me mandó una mirada inquisitiva y enigmática, yo se la devolví en un menor grado y por eso me toco atender el teléfono. No respondí nada cuando hablaron desde el otro lado de la línea, solo me limité a tapar la bocina y decir: -Ministro es para usted, sé que no quería interrupciones pero debe contestar.

 El Ministro con toda la indignación del mundo tomó el teléfono y escuchó con espanto.

        –Jaua, coño, no empieces sin nosotros. Mira que estoy esperando el avión en La Carlota sabes que cuando viene de
Miami
la gente está hasta las metras; ya te llego con las cajitas de Cristal que me pediste.
        -Claaaaaaaaaaaaaro que lo esperamos, el torneíto de dominó no es lo mismo sin usted. La entrada esta noche es en                                                            
        kilos de verde traéte unos cuantos que vienen lanzando pura raboecochina. Dígale a Cilia que no se tome el Valium con
        Bling como cuando se monta en el helicóptero que esta Gomorra está gordota y tiene que amanecer con nosotros.
        -De booooolas, ya le dije que las cajitas espa celebrar a lo Formula 1, y como toda primera combatiente no se puede  
        marear haciendo el helicóptero jajajaja tú sabes jajajajaja
        -Tiene que ser baquiana. Apúrense para mostrarle la que me enseñó Maldonado para abrir la champaña.
        -Ese bicho nos salió más caro que las carajitas del Jerferson y del Mater. Mira, te dejo que ya llegó el avión con la vaina
        en ratico te caemos en la Lagunita, en un Mi-17 paque se caguen todos jajaja no digas nada.
        – Fueeeeeeeeeeegoooooooooo así si me lo van a respetar ¡CARAJO! 

 

Firma: La multitud del pueblo pirata

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s