Lo poPular

Preguntamos ¿qué es lo popular en Venezuela? y nos da por pensar en el desfile bicentenario de la independencia venezolana, y aquel gran mosaico de lo popularoso, de la fascinación por lo “popular” esa celebración del interior invadiendo la capital al mejor estilo de “Un llanero en la capital” de Daniel Mendoza. Lo popular está quizás mal entendido, la cultura quizás, tradicional, local se mimetizó en un intento de la Venezuela democrática, esos cuarenta años de experiencia prechavez, donde la cultura estaba relacionada en un gesto de integración al “progreso nacional” a todas esas representaciones de los giros de Timotes, el galeón margariteño, los timbales de San Benito en los alrededores del Lago de Maracaibo, los carnavales de Carupano, la cruz de mayo, Los Diablos de Yare, los Yanomamis de Amazonas, los coleadores de Guarico, los llaneros cantando cantos de ordeño en tonadas de Simón Díaz, maracuchos cantándole gaitas a la Chinita…  todas representaciones locales que confirman un ideario nacional trastocando el sentido de lo tradicional por lo popular. Si pensamos en lo popular como algo más pop, no pienso en Warhol, sino la canción “Taboga” cantada por Oscar de Leon sonando en plena rumba dentro del prostíbulo de “El pez que fuma (1976) película de Román Chabould; en Servando y Florentino dando una vueltita meneando las caderas cantando “De sol a sol“; en Gilberto Correa y Maite Delgado siendo presentadores del Miss Venezuela; en Amador Bendayan presentando a Michel Jackson en Sábado Sensacional; el derrotado golpista Teniente Coronel Hugo Chávez diciendo “por Ahora”. Lo popular, eso que la radio y la televisión fijó en el imaginario colectivo otorgando una representación más doméstica, más íntima, más propia sin el desparpajo y el disimulo de hacer del líquilíqui el arpa, el cuatro y las maracas Lo Venezolano, lo popular, la impostura absolutamente desconectada de la realidad. Como si la nación tuviese una conexión real con unos símbolos endebles e insostenibles: un himno que suena a canción de cuna, un escudo representación terrena del paraíso y una bandera producto de un romance de Miranda con una Catalina II de Rusia. Esa normalización de lo popular como algo que “esta por celebrarse” como dice Cabrujas, entra en a agenda del Estado como una presunción necesaria para imponer una voluntad de verdad que apela al sentir del cuerpo nacional, esos pobres hombrecitos que se disfrazan para recordar algo que solían ser antes de que el petróleo apareciera y arrasara con todo… Esa nostalgia obligada por volver al conuco y a la cofradía deviene en dispositivo de control estatal que aleja a los venezolanos de sí mismos y no les permite nombrarse ni representarse en su total dimensión, el templete, la feria patronal, el desmadre, la hora loca, la celebración del matrimonio, quince años, bautizo, primera comunión y pare de contar cualquier motivo de celebración. Después de los tragos cuando los tíos más serios empiezan a sobar a las amiguitas de las sobrinas y las tías empiezan a desmadrar de sus maridos. Taboga, ese bolero lentisimo interpretado por La Dimensión Latina en la voz de Wladimir pero que no puede sostenerse en tanta seriedad, tanto rictus obligado y Óscar D’Leon entra para “republicanizarlo” para hacerlo venezolano, gritos, rochela, y mamadera de gallo, como si fuese imposible sostener la tristeza, soportar el desconsuelo, acumular la nostalgia. Del llorón “Taboga, Taboga mía, ya no te puedo olvidar” se pasa al alegre despechado que celebra la desgracia, como si no hubiese otra forma de vivir, como alegre de saberse tomado por la falta, por la ausencia del objeto deseo, no hay espacio para guardarse, no hay cabida al ahorro, es incontenible la celebración el desparpajo, el chiste. Parece ser que la manera de disminuir la carencia es asentándola, exhibiendo la falta, sobredimensionarla, celebrarla hace que lo que no está exceda su significación generando grados nuevos para nombrarse, haciendo del sentir eso que la lengua parece no alcanza decir. De igual manera, lo popular ha sido ordenado como algo que dice poco de lo que somos, codificando un imaginario que en tanto que se muestra como institución cultural deja abierta infinitas posibilidades para desmontar el cursi discurso del Estado protector y propulsor de lo venezolano, acentuando las diferencias, relegando a zonas opacas los estados del sentir de la nación que esperan un desliz, la aparición de un síntoma, un gesto para gritar eufóricos hasta el paroxismo, borrachos de alegría por el desconsuelo “Taboga, Taboga mía ya no te puedo olvidar” y exhibir la carencia, la falta, eso que excede la lengua y no disimula. 

Quizás el mejor ejemplo de esto que intentamos explicar esté condensado en el video de la canción “La vida mejor” de la Vida Boheme (reproducir video abajo); donde se muestran escenas de la cultura poPular venezolana mientras la canción habla con la lengua rota de los jóvenes migrantes. Hay un tono de entrega voluntaria hacia el desarrollo de una vida que necesariamente no deba ser interrumpida por la nostalgia de quien se va. Este tono melancólico es sostenido hasta el coro del “como no voy a llorar” que parece contener la materialidad sónica del “se sufre pero se goza”. La aparición de la comparsa de bailarines, la representación del miss Venezuela y la entrada de los instrumentos de metal produce una escenificación de la rochela que jamás nos permite terminar la rumba. Aunque el país ya no dé más para el disfrute y haya que migrar la fiesta tanto como la pena se lleva por dentro. De repente, en las últimas escenas del video en pleno apogeo coreográfico, antes de que se acabe el show, se vienen a la mente escenas de miles de jóvenes venezolanos cruzando el puente de cualquier puerta de embarque que los monta en un avión para vomitarlos en cualquier lugar del mundo. Gente nacida y crecida en Venezuela que más que nada se llevan lo que han visto y lo que han oído. Y se repiten una y otra vez sonriendo “cómo no voy a llorar/ cómo no voy a llorar/ cómo no voy a llorar/ si tú te vas”.

firma: la multitud del pueblo pirata

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s