Piratas Universales

Venezuela 1811

Venezuela 1811

aquí hubo una revolución
y no pasó nada
se paró el comercio
se paró la industria petrolera
se pararon las colas en las gasolinerias
se paró la gente de la silla cuando Acosta Carles eructó
cantaron erúctanos otra vez

empezaron a marchar de un lado para el otro
del otro para un lado
pasaban un montón de tipas
pasaban un montón de tipos
vendían bonice pitos estampitas
pasaban banderas
pasaba gente del color al color
pasaban piedras perdigones bombas lacrimógenas
lo retrasmitían en el noticiero
pasaba otro día
se fueron de un lado a otro y tumbaron al gobierno
se montaron los de siempre así de coñazo
bajaron arrechos con la arrechera de dios mismo
y tumbaron lo que nunca estuvo parado
se empuñaron cristos
se leyó la biblia
se mentaron madres
se abrieron botellas

el petróleo se fue al cielo
la revolución se fue de viaje
somos el país más grande de este lado del Sur
bailamos el ritmo más rico del Caribe
nos dio por ser libertadores
Brasil Argentina Chile Ecuador Bolivia Uruguay Paraguay Perú Surinam
qué vaina con Colombia parce

Panamá Nicaragua Honduras El Salvador Belice México 
Cuba Haití Costa rica República Dominicana Guadalupe Trinidad y Tobago Antigua y
/Barbuda Jamaica San Vicente y las Granadinas San Cristóbal y nieves Santa Lucía
por aquí pasó Bolívar compadre

pasó

somos la historia
vamos a cambiar al mundo
vamos a coger aviones y a comprar ropa en Panamá
vamos a tirarnos un viajecito a Argentina que allá todo es más barato
vamos a raspar tarjetas en Cúcuta
vamos a importar espejitos de oro
vamos a vivir la vida grande
vamos a cotizar en la bolsa
vamos a ser la gente más feliz del mundo
se encendieron ramas se aspiraron polvos se destaparon botellas

adentro hondo profundo
nos entró la vaina
se bailó salsa cabilla en las avenidas
se repartió dinero para todo el mundo
le devolvieron la vista a los ciegos
enseñaron a leer a los nuevos videntes
se graduaron de maestros médicos abogados
las carajitas la dan más temprano
los carajitos portan bichas
se le sube la nota a la escala
suena en altoparlantes estereofónico
se ve en tres dimensiones
está en tu cabeza
lo ves mientras te suspendes en tus orgasmos
está ahí girando como un disco eterno
viene con la fuerza del odio
crece como puño entre las manos
ya casi
arrima un poquito y bochea
pasó el coñazo
pasó la arrechera
pasó la nota
pasó

Firma: La Multitud del Pueblo Pirata

Ese, nuestro, mosaico criollo: de la Billo´s y el disimulo.

Cada país tiene su repertorio musical celebratorio. El venezolano entre otras cosas integra al merengue. Especialmente ese que la Orquesta La Billos Caracas Boys desde 1940 ha ido construyendo en la memoria colectiva de la nación. Van tres oraciones y hay demasiadas cosas sobre el papel. He escrito país, venezolano, repertorio musical, memoria colectiva y nación. Es decir, la Billo´s organiza una parte fundamental de la identidad cultural venezolana. Ahora bien, cómo y de qué manera lo hace será el destino de este viaje, al mismo tiempo que intentaré demostrar cómo la Billo´s organiza un discurso que articula una voluntad de poder estructurada en el disimulo. 

La canción “Mosaico criollo” (1972) suena como un anuncio publicitario turístico a los asiduos de las rocolas del Caribe y sus diásporas en el Pacífico. “Cuando quieras tú gozar te recomiendo mi hermano que pidas para bailar merengue venezolano”. De entrada bailar, Venezuela y el goce vienen en combo. Esta pieza criolla compone en pequeños fragmentos una imagen de Venezuela, no es merengue lo que suena es una gozadera bien explicada en escenas comunes de un país que tiene más dinero que gente. Que anda a caballo y con el machete en la cintura; pero al mismo tiempo ensambla carros de la Ford y la General Motors, tiene una de las líneas aéreas más grandes de Latinoamérica y unas fuerzas armadas bien equipadas. Es, para no salirme del merengue, la flor del trabajo donde el pleno empleo se hace un decreto presidencial. Entren que caben cien y mil y los que quieran. Pida su merengue venezolano, si no puede inmigrar, aunque sea tiene la oportunidad de tomar este tour para que sepa lo que le espera.

Vamos a la primera pieza: el chalequeo, la burla, la mala saña, la deslegitimación, la republicanización. Zonas sensibles hijas del proyecto liberal de los fundadores de la nación bien halado hasta entrado en cada pueblito de la rural Venezuela de Gómez o la todo poderosa modernización urbana del Pérez con portada en la revista Times. “El cura de San Juan de Dios/ le dijo a su Monigote:/ por más que se tongonee/ siempre se te ve el bojote” acto seguido el coro repite “ahí va el bojote”. Qué sino una escena dominguera en plaza de pueblo, cuándo sino después de la salida de la misa de las once donde todo el mundo acude a verse las caras, a reafirmar las estructuras jerárquicas de la sociedad, donde los señores se sientan adelante y de ahí para atrás lo que viene es el que más cerca pueda montarse. Esta rochelita con el bojote de alguien es donde la comunidad se encuentra, el chisme de boca en boca que el pueblo repite tiene una estructura bien ordenada. La voz de Dios es la voz del pueblo. El cura es quien empieza este desmadre a partir del defecto de uno de sus feligreses. Ahí está la gente ordenadita siguiendo la palabra. En Venezuela, amigo que está gozando este merenguito, hay una fuerte represión conservadurista, porque conservadora es otra cosa. En Venezuela donde todos están juntos por pecadores, porque a los hombres se les marca el bojote cuando ven pasar a la hija de alguien que está apretadita y bien buenota, acá donde las ganas reverberan y los virgos de las muchachitas se cuidan como reliquia de familia, desear está prohibido. Aunque el primero que ha visto a la muchacha quizás sea el mismo cura y antes de que le vean la erección a él, mejor señalar a otro. Bienvenido a la nación del yo no fui.

Vamos a otra escena. “Préstame tu máquina para yo coser/ yo no tengo máquina/ se me hecho a perder” esta pieza es de Aldemaro Romero el padre del disimulo en la música venezolana. Y usted se preguntará ¿qué es disimulo? El disimulo es la forma cómo, por ejemplo, la música popular venezolana exhibe sus peores taras con orgullo al mismo tiempo que dice “yo no fui”. Es el Cura de San Juan de Dios que está caliente y antes de aceptarlo señala al primer hombre que tenga en frente. El disimulo es la sustracción del sujeto femenino “Doña Isabel” del mosaico de la Billo´s que aparece en la versión de Aldemaro. Aquí se va a la casa de la Doña a pedir prestada la máquina de coser. Entonces uno se pregunta: ¿de quién es la máquina? Al eliminar a la mujer de la canción se hace evidente que la mujer ha sido sustituida por la máquina y esto se redujo a una conversación entre hombres. Quizás, la noche del sábado antes de la misa en el botiquín del pueblo la Doña Isabel andaba de boca en boca porque alguien se le está metiendo a la casa. Lo más seguro es que a eso de golpe de once de la noche cuando la gente está prendida con los rones, el anís o el miche alguien se le acercó al dueño de la máquina a pedirla prestada en tono de burla. Y adiós luz que te apagaste. No hay mucho que decir. Habrán golpes, botellas partidas, tiros, rajadas de cabeza a machetazo limpio. Y en la familia de alguien se recordará “al tío fulano de tal” que lo mataron en una pelea de borrachos. La canción rápido salta, sería mejor decir, olvida el episodio como todo el pueblo habrá de olvidar estas cosas y suelta un “esto si está rico compaí”. ¿Quién dijo que la fiesta se acaba por esto? Aquí no ha pasado nada. El luto es para los pendejos a quiénes se les ve el bojote. No extrañaría pensar que el hombre que se le metió a la Doña Isabel fue quien gritó “esto si está rico compaí” celebrando otra de las hazañas de la venezolanidad: la de ser un vividor.

 Vamos a otra escena. “El sancocho de pata es lo que me gusta/ pero es más sabroso/ si le ponen yuca/ la yuca es sabrosa compuesta con mojo/ por eso la gente la come a su antojo”. La yuca. Acá el repertorio de metáforas venezolanas para nombrar el pene está al descubierto. A estas alturas de la parranda no hace falta ocultarlo, ya se ha visto suficiente. Es hora de decir las cosas por su nombre, ya sabemos que nuestras relaciones están constituidas por lazos homosociales y nuestros chistes están llenos de homoerotismo. Está de más decir que si el deseo heterosexual es vigilado, el deseo homosexual y los sujetos homosexuales deben ser expuestos al vituperio con nombre y apellido. En este caso con decir la procedencia familiar basta. Esto es un pueblo y como es sabido “en pueblo chiquito, infierno grande”. Por lo tanto, nosotros, señores del pueblo de San Juan, nosotros gente merenguera de Venezuela, le decimos a ustedes que piden música venezolana que aquí mariconadas no aceptamos. La diferencia entra como “el antojo”, se celebra libre, todos tienen derecho de elegir, sí. Aunque, inmediatamente el vocalista nos dice: “pero para gozá es el baile de la yuca”. El coro que siempre habla desde el eco de las voces de la gente, ese murmullo del boca a boca que hace y deshace las dinámicas sociales de la comunidad responde “que le gusta más”. Y vuelve la voz líder. Porque alguien, seguramente el más macho, el del machete en la cintura, el cura, el que le cogió la máquina a Doña Isabel, nos dice que “a los hijos de Doña Luca” les encanta la yuca. ¿Qué gente tan retorcidamente perversa es esta que celebra los cuerpos defectuosos del pueblo; y se regodea haciendo sufrir al otro mostrándose libre de culpa? Ese gesto aprendido en la escuela primaria ante la célebre pregunta de la maestra: ¿cuál es la capital de Delta Amacuro? Acto seguido un compañerito valiente levantaba la mano y respondía mal. Porque a los ocho años nadie sabe que la capital del Estado Delta Amacuro, que es algo así como un archipiélago fluvial, es Tucupita. Porque allá lo que hay es indios viviendo como decía el poeta cubano bajo esa “maldita circunstancia del agua por todas partes”. Entonces, a ese muchachito le caía todo el salón encima diciéndole bruto, burro y por supuesto indio. Aunque nadie en ese salón sabía la respuesta a la pregunta. Cerrando esta escena se repite muchas veces “merengue venezolano” para que no se le olvide a quien baila de lo que se está hablando, como diciendo: así somos. Y esto es “música venezolana”, es decir, una escena de nuestro día a día. Esta repetición es el sello de calidad. Para que no quede duda que lo dicho es cierto se exclama “puro sabor”, porque está jodedera no se acaba nunca. Siempre y cuando no sea yo quien caiga en desgracia. Ese “puro sabor” pone en contexto la leve fragilidad de las circunstancias, la holgada materia de las relaciones interpersonales que configuran la sociedad. Este país el del “quítame esta paja del hombro” cuando se está en las buenas y se pueden pedir favores, o el del “todos tienen rabo e paja” cuando el crédito está sobregirado, la soga al cuello y la gotera tumbó el techo de la casa. Nos dice que todos estamos mal. Y por eso hay que buscar inmediatamente al próximo cuerpo a ser expuesto. A la nueva victima de mi legitimo yo no fui.

 Terminando el viaje: ¿Cómo nombrar el sexo femenino?   “el manguito de hilacha/ el manguito de bocado/ se le quita la concha/ y se come pelado”. Al diente el mango se ofrece como ofrenda donde la pulpa quedará entre la comisuras. Morder un mango es meterse sus pelos entre los dientes, inundarse los bigotes de sus jugos amarillos, es un desborde tropical donde no existe la contención. Acá es donde el viaje termina, cuando esos tantos a quienes se les nota el bojote, porque han logrado sonsacar a una muchacha o metérsele a una Doña a coserla, salen del orden. Desde la primera pieza del mosaico se ha previsto cómo el deseo atraviesa la organización social de este pueblo. Pero, esto que todos hacen, que todos quieren, nadie se atreve a nombrarlo sino para señalar el error. Este país, este merengue, que nos habla de sexo desde el principio hasta el final de lo único que parece no hablar es de sexo. Lo disimula. Pone en escena al país que nombra. Ese monstruo reventando petróleo en cualquier pedazo de tierra, ese país orgulloso por cada metro cúbico de hormigón donde se asienta, eso, todo eso no es más que un pueblito donde la gente se la pasa interrumpiéndose la vida y castrándose las ganas de vivirla. De qué más puede hablar un mosaico criollo, sino de todo eso que somos, sin decirlo, haciéndose el yo no fui. Porque la canción en sí misma no es objeto de censura, sino quien la pide, ese a quien invita a bailarla, el que la mete en su cuerpo y la hace.

 De pedazos, en escenas vemos cómo el disimulo se monta, cómo se arma. Lo que está sonando es el proceso de la formación de la nación. Venezuela está hecha de venezolanos. Y los merengues nos hablan de lo que hacen los venezolanos. Qué cosa más simple. Y es así, como celebramos nuestras fechas rituales más importantes. Es en este repertorio donde ningún venezolano de la Venezuela que hecha palante y puja hasta que se le salen las tripas, los huesos y los sesos, dejaría de reconocerse. Por si queda duda del orgullo que esto produce la canción cierra exclamando “vaya qué ricura” y me hace recordar otra que empieza preguntando “¿a quién no le va a gustar…?” hacer todas estas cosas sin ser descubierto. Porque vivir, sentir, desear, tener metas que salen del orden ridículo impuesto por el disimulo, la institución más poderosa venezolana, debe ser castigado. Así vivimos, así de triste es nuestra historia, así de mojigata es nuestra cultura, así de corruptas son nuestras familias. Aunque, para rematar, la canción expire con un grito ¿orgásmico? que no sabría cómo citar en letras, pero que podría verbalizar diciendo algo así como: qué vaina más rica coño. Porque yo también soy venezolano y la lengua a veces no me da para nombrar las cosas más comunes.

Firma: la multitud del pueblo pirata.

 

 

V – Contacto Informativo

V (Contacto Informativo)

a Venezuela le falta contacto con Venezuela
han querido meternos en una historia que no nos nombra
perdimos el libreto de las noticias cuando repartieron la milagrosa clave de echar palante
pagada entre créditos de plazos cortos que se giran con extracréditos de vida entera

                                                         T
heredando una casa sin nombre    U   “mis hijos” alzando un local con pretenciones de
quincalla persa                               M    “inversiones el abuelo SLR” había que luchar
porque sí sin saber por qué           B    nos la metieron entera cantando La Billo´s
construyendo autopistas               A     y apúrate que se va el caimán se va el caimán
se va el caimán                              D     se fue coño y nunca le viste la cara a Ariel
si lo querías buscar estaba           O     metido firmando la película con el nombre de su        
                                                        S

                                                    Casa
                                   ay Punto Fijo que no te veo
                Paraguana tú que no tienes nada que ver en todo esto
          ni el lagrimear de tus cumaraguas ni la refinería más grande del mundo
                con tal que no pase nada en la tierra mansa la mansa tierra
                       usted dele palante que palante es pallá

todo tan próspero mientras crecían las barrigas
todo tan tranquilo tan barato tanta beca para Europa tanto whisky tantas ganas de ser
/una vaina
cualquiera
la que fuera
menos
ser pobre

en un país donde en cualquier matero crecen fuertes de cinco
nacía gente de engorde sosteniendo billetes de a cien muriendo de infartos
en restauranes en pocetas de moteles en fiestas de vacaciones en campaña en velorios
en todos lados llenos de grasa con las arterias tapadas de progreso
olvidamos las ganas de matarnos entre nosotros para levantar una cerca
y decir esto es mío porque con cualquier baño y con cualquier ascensor se puede inventar
/un cargo queda decretado

P             L           E           N           O           E         M            P           L             E           O

y los ascensores tuvieron ascensoristas
y cada baño un higienista
y cada encendedor un brequero para prender las luces
mientras se fuma un cigarro y se sube en la ola para quemar su fortuna
se va para la casa tranquilo que esa vaina se apaga sola
que María viene y sopla la vela mientras la televisión sigue sonando
y la izquierda se gasta los reales que les da el gobierno soñando pendejadas
que terminan con Teodoro como Ministro de Hacienda de Caldera

a Venezuela le falta contacto con Venezuela
demasiada tarima diciendo preguntando mostrando
la parte de un todo que no se ve en ningunos de sus cuadrantes
caras regadas por montones buscando un rasgo donde la familia se encuentra
el coro de una canción cantada por nuestras madres para dormirnos
a rru-rru mi niño que tengo que hacer lavar los pañales y hacer de comer
los niños vamos a la escuela y queriendo despertarnos nos duermen repitiendo
gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó la ley respetando la virtud y honor
hasta bravo pueblo nunca hubo problema de yugo en adelante la vaina nunca se entiende
cuando se quiere ser más alto para no ser el primero de la fila o más bajo para no ser
/el último

porque estar en el medio está bien sin que te vean mucho tranquilo
relajado 
que la estatura no da para cargar el santo en la procesión 
y te lanzas pala fiesta de la alcaldía para el toque del artista que trajeron
bailando el día de ferias sin agarrarnos de la mano porque no somos iguales
metidos en un terraplén medio borroso de tanta cerveza que cae 
bajo nuestros píes lo que tiembla es la tierra cuando nos despertamos y queremos
/conocernos

hace cincuenta años estábamos metidos en el monte 
nuestros abuelos eran analfabetas
y nos cayó un montón de real de la tierra porque aquí llueve alrevés
nos dio por ir a la Universidad mudarnos a la ciudad y creernos la gran verga 
demasiado orgullo de pobre en cabezas que se guindan el título firmado por un rector x
como cuando sacaban cédulas de identidad y la firma del tal Cabeza era una       

                                                      X
                                                 director

así somos nosotros una marca que no tiene signo que no dice nada que no hace nada
un documento que los colombianos se sacan en media hora de cola y los chinos antes de
/bajarse del avión
no nos encontramos ni nos conocemos ni nos sabemos

falta con/tacto

este peo es tan grande que tenemos un libertador de Oriente y uno de Occidente
y en medio un llanero cabalgando a pecho pelao cogiéndose medio siglo diecinueve para
/él solito

interferencia en la señal

coño vale qué pasa
entonces tú me vas a decir que tenemos que pensar igual
que de dónde yo vengo no sabemos las cosas que tú tanto conoces
pero es que no te has dado cuenta que esto no es un tiro de comiquita de vaqueros
esta vaina es un peo que ha crecido en el mal de los siglos
va viajando en la proa de una nave que trae esclavos de a millones y queremos sanar
las heridas porque están abiertas mijito esto no es un cerro de cuatro mil metros de altura
allá de donde usted viene nunca llegó Zamora y los oligarcas no comieron cuchillo
allá arriba donde le regalaron el título de Libertador a Bolívar mientras hacía orgías
con las únicas gochas mojigatas que tienen una plaza por haberle mamado ese webo
/a Simón como dios manda

no me digas que esto no es tu problema que tu guerra no suena a moto bera
cuando la respiración se te acelera no es porque la sangre corre
estás cansado y pensar también les cansaba a nuestros padres y a los abuelos
ponte pendiente que lo que está pasando no es una vaina de hoy o que vino con nosotros
en combo sin un montón de vergas
esto es un rollo de cultura esto es tan fácil como entender que

                                                                                  z
                                                                       e                 u

                                                                 n             no           e

                                                           e                   es                   l

                                                   v                         una                         a
                                                                           FAMILIA

                                                                               NO

                                                                            coño no

nuestra estructura social y política no tiene nada que ver con nuestras familias
los presidentes no son nuestros padres
nuestros padres nunca estuvieron y ya supérenlo
las autoridades no son dueñas del cargo que tienen
no fiscales no guardias no jueces no tombos no secretarias no empleados públicos
no eso no es suyo eso es prestado y de a ratico
y no es que tu familia tenga que comer y tengan necesidad
de tirarse el viajecito de los sueños y pisar suelo americano con par de maletas
llena de dólares a comprar todo lo que no te pueden dar tus ganas de llenarte la
/cabeza de mierda

qué vamos a hacer si no todos podemos soñar el mismo Disney
si a los barrios les ponen nombres como los de los países donde las noticias dicen
/que hay guerra

gracias al Pietro Petare es Pakistan gracias a Robin Williams
el Macaro en Turmero era Saigon y más allá de 19 de abril estaba el Vietcom
epa epa
esto no es que tú eres el único que tiene que llenarse la jeta de comida
de cogerse a todas las tipas que se meten cuanta verga haya para tener más carne
porque en el mismo lugar donde todo escasea plástico es lo que abunda
made in Taiwan made in China made in Simgapur made in Indonesia
no tengas rollo que todos esos polímeros están bien pagados
la gente tiene que asumir sus peos

venezuela está llena de venezolanos
venezuela está hecha de venezolanos
la culpa de la culpa en la culpa porque la culpa y es que y no sé y qué sé yo
venezuela es venezuela
venezolanos son venezuela

ARTÍCULO 5
DE LA CONSTITUCIÓN DE LA
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

“La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público”

la soberanía de la nación está en los venezolanos
venezolanos son venezuela
Venezuela Venezuela Venezuela
como escribió el poeta ven y sueña
hazla tuya y ruédala
sabías que es tuya
sabías que eres Venezuela
sabías que sabías que no sabías
bienvenido
a esta gozadera a esta pixcina a esta piñata a este barrio a esta urbanización a esta historia
tuya
es tuya arriba lo dice
abajo la haces

con hablar no perdemos la voz ni la ganamos ni estamos fitty/fitty
venimos a decir verdades y acuérdate que cuando Pedro habla de Juan dice más de Pedro que de Juan

-sonidos electroestáticos

mientras tanto vamos a recordar haciendo sonar tambores 
viva Venezuela mi patria querida que la libertó mi hermano fue Simón Bolívar
y allá van las heroínas y mujer calla y dame a tu hijo que “cuando el clarín de la patria llama…”
shhhhhhhito
déjalo así

Firma: la multitud del pueblo pirata

IV

hubo un tiempo cuando se podía ser gente por 500 reales
antes de los secadores los tintes y las planchas para el cabello
alguien supo nuestras ganas de no ser mulatos cuarterones torna atrás
y deste asco cochino de sudar en el trópico donde tuvimos la mala suerte de nacer
entonces dijeron vamos a darles un chance para joderlos más
y a la “multitud promiscual” (dígase que tiran que jode y que no creen en nadie) 
nos dieron el chance de comprarnos el color de piel con una “gracia a sacar” 
sí una gracia como cuando usted le cae bien a alguien
cualquier gestor hacía el trámite y en unos meses hábiles la “gracia” venía del rey 
y la gentecita que usaba mantillas para taparse los cabellos en la iglesia 
(léase mantuanos) se puso muy brava porque hábrase visto 
mulatos enrumbados con ínfulas de gran vaina

un país donde trabajar da pena y avergüenza
porque eso es cosa de mandinga en plantación y yo
yo no soy negro yo no soy mulato yo no soy tente en píe yo no soy salto atrás yo no soy 
/ wayú yo no soy guajiro yo no soy pemón
Mariano Picón Salas gracias
Arturo Uslar Pietri gracias
yo soy mestizo que es como decir todo y nada y huevos con tomate y cebolla y arroz con
/mango y tutifruti de koolaid
mestizo y no tengo voz ni voto y no soy de aquí ni soy de allá
y te canto regue regue regue regue regálanos tu voz a ver si yo puedo decir algo
por mí mismo
porque nos metieron en la licuadora de la historia donde el racismo no existe
somos tan chéveres y tan iguales que negro con bata es chichero
todo el que tenga rasgos indígenas es chino
y en cualquier sala de cualquier casa se plancha y seca pelo
al final todos nuestros problemas se acomodan es con real
algún día tendremos tanto billete que nos compraremos todo lo que exista
         t           o               d                                                                                                                            o
porque más nunca alguien me va a volver a ver feo
y si no tenemos plata aunque sea tendré el placer de verte falto
de toda esa paja loca que tanto te encanta y sabes cómo es la vaina
esta verga es mía y si no te gusta te vas
y bórralo
que tenemos patria

Angostura 1819
los ciudadanos se dividen en ciudadanos y no ciudadanos
ciudadanos mis panas chiquiluki como yo y los que me sigan
no ciudadanos el resto hasta que hagan real y sean alguien 
firma Simoncito el dueño desta tierra y me voy porque tengo que liberar Colombia
chao

Manuel Carlos Piar (1774 – 1817)
la plaguita esa
único mulato del alto mando del ejército libertador
general en jefe record en batallas ganadas
además extranjero
acusado de insubordinación sedición y conspiración
acusado de promover una guerra de castas
Bolívar lo ensalzó Cedeño lo agarró Brión lo juzgó
fusilado al costado derecho de la Catedral de Angostura
ahora Ciudad Bolívar
vamos a hacer pipí que tengo ganas de marcar mi territorio
desaparezco sus archivos y su cuerpo
adiós luz que te apagaste
como dijo no sé quién la historia me absolverá
y va diciendo por los caminos tú amigo soy yo yo soy tu amigo

entonces nos vienen a cantar y decimos sí a la esperanza y decimos sí a la unidad
mire usted podrá decir misa pero la verdad es que este peo
no se resuelve cantando vamos a decir verdades y que nos manden al cepo
que no es mito ni cuento para meterle miedo a los muchachitos
porque la sayona la llorona el silbón y el hachero
existen y matan como cuando la soplan mientras te la están mamando
y que nos digan tuki y que nos digan malandros y que nos digan que no tenemos cultura
para ponerte a bailar la conga en el puente desta nave
mientras te aplaudimos la maraca y resbalas hasta el fondo del mar
donde están los negreros que nos trajeron a esta tierra
donde la sangre nuestra hizo estallar las semillas del cacao más sabroso del mundo

mírame de lejitos y no te me acerques y si quieres te tapas la nariz porque huelo a fo
acepta que te gusta que te vuelves loco por tener lo que yo tengo 
porque soy feliz y no entiendes mi sonrisa alimentada por los siglos 
mi única venganza es verte ahí nadando entre tu mierda
revolcándote entre la frescura exquisita de la carne podrida el primer día de la muerte

donde tú vez sucio encuentro la belleza

brinca corre arráncate los cabellos
somos miles
como la legión no tenemos nombres porque nos vendieron
y para que le quede claro a tu cerebro remojado en cloro

yo    

    no  

         soy  

               un  

    m E s T i Z o
en la estructura jerárquica desta sociedad repleta de negaciones culturales
mis problemas no se resuelven envueltos en una hallaca
no tengo un peo mental en querer ser lo que no soy yo sé de dónde vengo
aunque la historia de los míos no se estudia en el colegio
donde enseñaron que blanco peninsular es más que blanco criollo y blanco de orilla y
/pardo y mulato y cualquier verga producto del desnalgue            
           Y
que negro e indio no son gente ni aprendiendo a leer con Mi angelito
como si esto fuera una clase de matemática de segundo grado donde 2+2 son 4 

han querido darle orden a este arroz con pollo salchicha y cubito quitándonos 
las ganas de ser de no ser de querer ser de tener ganas de ser algo que no se sabe qué es
porque a punta de mestizaje nos dejaron vacíos y todo lo que se haga es
malo cutre niche pobre chimbo marginal chaborro feo barriotero malandro

SAN JOSÉ IGNACIO CABRUJAS
“lo que me gusta no es legal
lo que me gusta no es moral
lo que me gusta no es conveniente
lo que me gusta es un error
Entonces
obligatoriamente
tengo que mentir”

de lo último esta perversión este goce en jodernos una y otra vez
para acusarnos a diario de ser venezolanos porque aquí nadie tiene la culpa
de ser esta cosa sabrosa que de tanto menearse a punto de suspiro
se censura y se disimula

mientras tanto levántate de la silla y ponte a bailar esto
quién ha visto un negro cómo yo quién ha visto un negro como yo
Firma: la multitud del pueblo pirata

Manifiesto Pirata

Por el mar picado de un naufragio histórico al borde del Caribe nos cogimos una isla continental donde las aves descansan, las pirañas comen gente viva y el agua cae a 1km del piso. Le cantamos ese bolero es mío a un montón de Colonias y plantamos una bandera. Piratas y Universales, eso somos, dijo San José Ignacio Cabrujas, el que dio nombre a este sancocho que no se acaba el domingo en la nochecita cuando los padres se agarraran el bautizo para ellos. Porque nos encanta caerle a palazos a una piñata que no se revienta, y le damos y le damos en la madre, rogando que se reviente la coñoesumadre, que aguante pela y pela día tras día, década tras década, hasta que por fin se deje la vaina y reviente, bañándonos con sus billetúas tripas dulces. Y cuando se revienta no brincamos sobre los caramelos sino sobre nosotros mismos: brincamos sobre un hambre histórica: no vaya a ser que venga un avispado a llevarse mi historia, mi clase, mi raza, mi dulcito. Somos Piratas, tenemos un espejo y no creemos en nadie. Nos desplazamos por el mar libre portando la soberanía de los alucinados. Navegamos en la misma invicta calle prehistórica de todas las capitales estadales. Le prendemos fuego a la hora del burro en todas las pastorales placitas Bolívar. Corremos y corremos en la cinta caminadora de echar palante como ratas en una rueda de ejercicio. Mírennos atracar en todos los puertos, cantando canciones de borrachos que retumban con ecos de un parampampám. Somos la excepción que no reconoce estado porque no lo encontramos más allá del disimulo. Somos el atavío de una Nación-Operativo. Somos los hijos bastardos de la fantasiosa aldea imperial de geografía de 5to grado. Vemos a una nación que no se ve, que no se ha visto, que no quiere verse: sólo el reflejo de lo que odiamos en nosotros calmará esta sed que no entendemos. Salimos y entramos a la cédula de identidad como una autopista donde no pagamos peaje. Salimos y entramos de una fantasía a otra contraria como quien sale o entra a un cuarto oscuro. Aficionados por una historia muy grande que no es nuestra pero que la hicimos nosotros, nos enterramos en las balas que clavaron a Piar en la Catedral de Angostura. Somos el zarcillito arrecho de Miranda. Somos la espada manoseada de Bolívar. Somos esclavos del Libertador y por eso nos liberamos de él: un libertador es, ante todo, un destructor. Venimos a destruir la cadena repetitiva e interminable con que nos atamos el tobillo a la Historia para poder seguir bebiendo cervezas tranquilos en el vacío. ¿Para qué tumbar estatuas y cambiar nombres si nos meamos en sus pedestales y transamos negocios truculentos? ¿Para qué un nombre si no lo recordamos, para qué un nombre si no sabemos escucharlo o pronunciarlo? De vez en cuando votamos y le echamos el muerto a algún muerto que está muerto pero nunca más muerto que nosotros. Sufrimos y gozamos chévere, sabroso, rico y se menea el dedito en el ron, en el culito, en el anís, en el whisky; y se menean los cuerpos en los cuerpos, los gritos entre los gritos, el vacío con el vacío; y se menean los guisos, se tapan y destapan ollas llenas de arroz con mango, de pan con chica: de licitaciones y constituciones. Aspiramos anchas las narices de un hechizo y nos fumamos todo lo que huela a progreso, y nos jalamos todo lo que huele a yo no fui, y nos inyectamos mermelada de dinosaurio mientras posamos con la banda de Miss Fotogénica. La memoria de los piratas es una traición al tesoro. Quien se acuerde de donde viene es traidor y hay que cortarle la cabeza. Venimos de donde haiga y a donde haiga vamos. No hay mapa: el mapa soy yo. Nacimos en el alumbramiento de un polvo mal echado: llegamos tarde a nuestro nacimiento. Que lance la primera piedra el niño planificado multigrafiado y pintado con colores prismacolor. Que lance la primera piedra quien no se comió la luz. Abrimos piernas, montamos barrigas, hacemos tarjetitas, picamos la torta y guardamos el cartón de la piñata. Al tercer día se le pone nombre a este rancho de 1 millón de Km2. Vamos a gritar nuestro nombre.

Somos Piratas Universales y venimos por todos los juguetes.

Firma: la multitud del pueblo pirata